Patmos (fragmento)


Nah ist
Und schwer zu fassen der Gott.
Wo aber Gefahr ist, wächst
Das Rettende auch.


Friedrich Hölderlin



sábado, 1 de febrero de 2014

Amina Saïd: Poemas

siempre en el poema

yo escucharé el silencio
antes que la palabra
abrevaré en su propia boca
entonces nacen las cosas 
las palabras el mundo
digo: siempre en el poema 
escucharé el silencio antes que las palabras
y tú respondes: si existe un dios 
es allí donde habita
yo descubro la exacta vertiente
de la sombra y de la luz 
donde termina donde comienza
y el silencio palpita como el mar 
en su vientre de sal
palpita como el ala de un pájaro
domesticando lentamente el cielo
como el viento la tierra la vida
y si existe un dios sí 
es allí donde habita

así para avanzar sobre la tierra

seguimos un rayo de luna 
hasta las horas apenas despiertas del alba 
regresamos para todavía partir
acuérdate completamente del primer encuentro
bordeando caminos infinitos creemos 
leer en la tierra como en un libro abierto y ella
nos deja un reflejo de lo visible
acuérdate de lo que olvidaste ver
así en el fondo de nuestros ojos
ningún espejismo muerte ninguna nube
ningún pájaro memoria de los seres lugares cosas
acuérdate cómo golpeaba yo la tierra con los pies
así en el fondo de nuestros corazones
ningún duelo se hace ninguna llama
se extingue ninguna pasión
acuérdate cuando torné la hoja contra mí
así de la punta de nuestros dedos nacen
galaxias senderos estrellados de caricias
puntos de sutura para nuestras almas
acuérdate de mi cuerpo entre el relámpago del placer
así sobre los labios de cada uno
ni un silencio muerte ni una palabra 
y cada uno contempla aquello que olvidó vivir
entonces acuérdate 
acuérdate de lo que tuvo lugar sin ti y sin mí 
acuérdate del último y del primer poema 
acuérdate de lo que nunca he dicho 
de los sueños que no relataré 
acuérdate de mis cóleras cuando reducida 
a cenizas yo renacía árbol mujer pájaro 
acuérdate de mis vidas vividas antes de ti
de los días en que yo desaparecía
de los lugares donde reaparecía
acuérdate de tu antigua paciencia 
de los momentos en que la noche nos tejía un sudario de noche
acuérdate de mis vuelos de mis caídas 
de nuestras alarmas de nuestras risas de nuestras lágrimas
de mi parte de sombra y de luz 
acuérdate de la fisura oblicua de las miradas
que brillan entre las tinieblas
acuérdate de la ausencia que vendrá
*
cuerpo de mujer
cual posible jardín
esperanza de lugar
con sus frutos plenos
sus comienzos múltiples
su parte de eternidad
la luz secreta
de su sombra incendiada
sobre el columpio de la tierra
ella vacila ya
con todo el peso de la noche
en su faz sombría
la noche se implanta
yo soy la vida dice ella
yo invento 
 
Traducciones de Rafael Patiño
 
 
 
 

Amina Saïd nació en Tunis, Túnez, en 1953. Estudió Letras en la Universidad de la Sorbona, París. Algunos de sus libros de poemas: Métamorphose de l’île et de la vague (Metamorfosis de la isla y de la ola), Paris, Arcantère, 1985; Sables funambules (Arenas funámbulas), Paris, Trois-Rivières, Québec, coedición Arcantière/Ecrits des Forges, 1988; Feu d’oiseaux (Fuego de pájaros), Marseille, Revue Sud, n°84, Premio Jean Malrieu, 1989; Nul autre lieu (Ningún otro lugar), Trois-Rivières, Ecrits des Forges, 1992; L’une et l’autre nuit (La una y la otra noche), Le Dé Bleu (El dado azul), 1993, Premio Charles Vildrac; Marcher sur la terre (Marchar sobre la tierra), La Différence, 1994; Gisements de lumière (Yacimientos de luz), La Différence,1998; De décembre à la mer (De diciembre a la mar), La Différence, 2001; La douleur des seuils (El dolor de los umbrales), Paris, La Différence, 2002; L’horizon est toujours étranger (El horizonte siempre es extranjero), CD, Paris, Artalect, 2003.

No hay comentarios: